Acéptalo, no puedes gustar a todo el mundo.

 

Está claro, todo el mundo lo tiene claro pero realmente lo tenemos claro???

Lo cierto es que no, no lo tenemos REALMENTE claro, lo cierto es que todo lo contrario, nos pasamos la mayor parte de nuestra vida tratando de gustar a todo el mundo. LITERALMENTE.

La mayor parte de la población mundial intenta “encajar” en un rol, en un espacio, en una etiqueta en un sitio que es el que cree que le corresponde en los diferentes “mundos” en los que vivimos, profesional, familiar, amigos, redes sociales…!!! Pero la pregunta es, como construimos la imagen que tenemos de esos mundos. Lo cierto es que no tenemos ni idea de lo que los demás esperan de nosotros.

Si partimos de esta premisa tenemos que aceptar dos cosas:

1.- No podemos gustar a todo el mundo. Así que cuanto antes empieces a explicárselo a tu EGO mejor. La mejor medicina es que entiendas que puesto que no eres perfecto estás aquí para mejorar, para aprender, para avanzar y para desarrollarte y que para el mundo, para el universo para el devenir de la vida como algo mucho más grande que tu eres total y absolutamente imprescindible. Como dice un gran amigo y colega, dentro de 100 años nadie va a recordar que has estado aquí y lo mejor de todo es que no va a importar en absoluto que se acuerden o no, porque la vida sigue.

Vaya chasco eh????

Pues no, realmente no lo es, si lo piensas es un absoluto placer, porque no necesitas ser nada más que aquello que eres. Así que permítete SER porque ES lo único que importa y sólo te va a importar a ti.

2.- Al único al que puedes gustar es a ti mismo. Así que lo único que puedes hacer es que el camino te merezca la pena. Se honesto, se coherente, da tu 100% ya que es lo único que tienes y se generoso contigo ya que tu 100% no tiene la misma fuerza cada día. Y pregúntante siempre antes de tomar una decisión o de actuar si esa persona, la que está actuando así te va a gustar, vas a querer seguir a su lado, es la persona con la que quieres vivir y que te aporta. Porque solo desde ese amor hacia ti mismo de manera esencial vas a poder encontrar el lugar en el mundo en que puedas disfrutar, aprender, aportar y desarrollarte.

Y por suerte puesto que no vas a gustar a todo el mundo deja de intentarlo y empieza a disfrutar.

VIVE, DISFRUTA, SIENTE, Y NO TE PREOCUPES PORQUE…

…NO TIENES QUE GUSTAR A TODO EL MUNDO.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *