La Rueda de la Vida ¿Dónde estoy?- Herramientas de Coaching para el liderazgo

Con el Post de hoy iniciamos una serie de publicaciones destinadas a compartir contigo herramientas concretas de Coaching, Inteligencia Emocional, PNL y Desarrollo Personal.

Para poder realizar cualquier cambio lo primero que debemos saber es dónde estamos y hacia dónde vamos. ¿Básico verdad? Lo es. El caso es que no es tan sencillo saber exáctamente donde estás. Para ello te vamos a enseñar a utilizar una herramienta que te permitirá percibir de un solo vistazo las claves de tu vida actualmente.

¿Por qué es tan importante conocer el punto de partida?

Sencillo, para trazar una línea de avance, como cualquier línea hemos de definir dos puntos uno de salida y otro de llegada. Conocer el punto de partida nos permite cuestionarnos si el movimiento, el cambio, que queremos hacer es una huida o realmente es un cambio sólido que nos lleva a un sitio concreto y diferente.

Por lo tanto es vital conocer el punto de partida. Es decir el estado actual. Para poder avanzar.

¿Que es la rueda de la vida?

Es una herramienta sencilla, como todas las que se utilizan en Coaching, que nos permite expresar de manera muy gráfica e intuitiva el nivel de satisfacción actual con tu vida en general. El nivel de satisfacción nos da por un lado la medida de nuestra percepción con respecto a nuestra vida. No si mi vida está bien o mal sino como yo percibo mi vida. Y por otro lado nos permite localizar muy rápida y visualmente los posibles caminos de mejora.

      ¿Cómo empiezo?

Descárgate la Plantilla aquí o bien dibújala en una hoja de papel. Como ves, la rueda tiene un total de 8 áreas representativas de las áreas más comunes de la vida de una persona en occidente. A partir de ahí te invito a que hagas una pasada rápida, intuitiva indicando como de satisfecho estás con cada una de las áreas. Tomando como referencia el centro donde el nivel es 0, marca tu nivel de satisfacción de 0 a 10.

Nota importante: No se trata de cuanta cantidad de ese área tienes en tu vida, sino como de satisfecho estás con lo que tienes. Es decir, cuanto aporta a tu vida ese área en lo que a nivel de satisfacción se refiere.

Observa y pregúntate.

Una vez que tienes las áreas puntuadas tan solo queda hacer el dibujo. Para ello has de tomar el centro como referencia y contar el numero que intuitivamente define tu nivel de satisfacción en ese área. Ahora marca el polígono que se ha formado y rellenadolo por dentro.

Observa: ¿Cómo te sientes al mirar la rueda? ¿Que cosas te han saltado a la vista? ¿Cómo está reaccionando tu cuerpo, tu mente ante esta imagen?

Pregúntate: ¿Si esto fuera una rueda, cómo rodaría? ¿Las áreas que percibo más desequilibradas, son por exceso o son por defecto? ¿La percepción se ajusta a la realidad? Es decir, ¿las áreas que me aportan mayor satisfacción, realmente me satisfacen tanto? y lo que es mas importante, las áreas que me aportan poca satisfacción, ¿realmente están tan mal?

Y ahora que…?

Pues ahora es sencillo, ya puedes empezar a establecer objetivos de mejora y sobre todo poner a salvo las cosas que sí son importantes para ti en tu vida a día de hoy y que no debes perder en el proceso de mejora.

¿Quieres seguir avanzando?

Pregúntate ¿Cuáles son las áreas que más sólidas están? ¿Cuáles son las áreas que más inercia de cambio pueden generar en tu vida? ¿Cuáles son las áreas que más te obsesionan? ¿Cómo podrías equilibrar la rueda?

Conclusión

En el camino de desarrollo personal sólo se cambia por dos motivos, por inspiración o por sufrimiento, y somos de poco inspirarnos.

Busca tu fuente de inspiración y acércate al tipo de vida que más aporta a tu paz y la de los que te rodean.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *